viernes, 27 de febrero de 2009

Canción de mi infancia


Siendo muy chiquita no dejaba de pensar, el ombligo de mi panza para qué servirá, entonces mi maestro me enseñó una canción, como aparece el ombligo y la cantaré hoy.
Cuando eramos chiquitos no teníamos garganta, comíamos por un tubito pegadito a nuestra panza. En el primer mes chiquititos como un diente tenemos el espinazo con las piernas y los brazos, en el segundo mes con las rodillas y codos aparecen los deditos en las manos y piesitos. Sesenta días pasaron nuestra cara formadita ya se parece un poco a papito y a mamita. En el cuarto mes mientras nuestro cuerpo flota, pegamos muchas patadas jugamos al a pelota, en el quinto mes ya no somos peladitos, tenemos en la cabeza unos pelítos finítos. Cientocincuenta días y en la panza estamos ya nos crecieron las uñas en los pies y en las manos, sies meses ya pasaron y los parpados se abren, que lindo es nuestro mirar es tan azul como el mar. Siete meses y creciendo, desarrollamos cerebro, para pensar en colores y también en blanco y negro. Nueve meses ya pasaron y el espacio no alcanza, vamos a ver el mundo que está afuera de la panza. Una vez que nacemos y por la boca comemos, el ombligo de la panza, para que lo tenemos. Entonces el doctor corta el tubito, el cordón umbilical y nos hace un nudito, que lo llamamos ombligo o pupito.
a mi hermana.

2 comentarios:

  1. Aparte de lo demaciado tierno que lo encontre es una excelente explicación, no podría haber otra mejor!.

    Saludos y espero tengas un buenisimo fin de semana!
    un abrazooo!!

    ResponderEliminar
  2. viste! es exesivamente tierno.


    saludos para vos también.

    ResponderEliminar