martes, 17 de marzo de 2009

Fingir que todo está perfecto.


Te conseguí la luz del sol a medianoche y el número después del infinito e instale la osa mayor en tu diadema y tu seguías ahí como si nada. Endulcé el agua de mar para tu sed te alquilé el cuarto menguante de la luna y como buen perdedor busqué en la cama las cosas que el amor no resolvía y como duele que estés tan lejos.

2 comentarios:

  1. Hoy, sin más ni menos me dispuse a pensar en vos en la clase de teatro, no por nada en especial, si no por que pensaba lo bien que te haria a vos desahogarte corpuralmente, no sé te diria que lo intentes, está bueno.
    Te amoooo Compañera de vida :)

    ResponderEliminar