martes, 23 de junio de 2009

Diez.

Si alguna vez tenés mil razones para llorar,
pensá que hay mil y una más para sonreír.

2 comentarios:

  1. creo que lo tendria que tener en cuenta...


    saluuuudos

    ResponderEliminar
  2. Realmente cierto.
    Saludos
    (:

    ResponderEliminar