domingo, 5 de abril de 2009

Consecuencias de un pogo sin sentido.

La búsqueda de la verdad debe ser el objeto de nuestra actividad; es el único fin de ella. Sin embargo, en algunas oportunidades la verdad nos asusta. En efecto, sabemos que a veces es engañosa; que es un fantasma que sólo se nos muestra un instante para huir sin cesar; que es necesario perseguirla más lejos y siempre más lejos sin poder alcanzarla jamás. Y, sin embargo, para obrar es preciso detenerse, como ha dicho no sé que griego, Aristóteles u otro. Sabemos además cuán cruel es a menudo, y nos preguntamos si la ilusión no sólo es más consoladora, sino también más fortificante, pues es quien nos infunde confianza. Cuando haya desaparecido, ¿nos quedarán esperanzas y tendremos el valor para actuar? Por otra parte, para buscar la verdad es necesario ser independiente. Al contrario, si queremos obrar, si queremos ser fuertes, es menester que estemos unidos. He aquí por qué muchos se horrorizan de la verdad; la consideran como una causa de debilidad. No obstante, es necesario no temer a la verdad, porque sólo ella es hermosa.



4 comentarios:

  1. Nada es verdad, todo está permitido.
    TE AMO COMPA.

    ResponderEliminar
  2. El hombre ha pasado siglos tratando de encontrar una verdad absoluta, pero es curioso que cuando tenemos en frente a "esa verdad" le huimos y optamos por nuestro mundo de sueños

    ResponderEliminar
  3. amigga, muy lindo. Te extraño!
    publiqué en mi blog

    ResponderEliminar