lunes, 13 de julio de 2009

Entre tazas de té.

Ví esta foto por ahí, en un blog me parece e instantaneamente me acordé de ella, la que me preparaba los mejores tés en esas tazas de porcelana blanca que me hacía acordar a las películas. Era un té oscuro con dos cucharaditas de azucar bien cargadas. Llegaron con ella los olores, las frases, las tardecitas de domingo en su casa tomando té y comiendo palmeritas que obviamente sólo ella conseguía, puedo jurar que las odio, pero esas, god que ricas eran. Así surgieron recuerdos, palabras, sonidos, pero sobre todo puedo recordar perfectamente las veces que reiteraba "claro vos me pedís que te haga té y yo.. Yo te hago té, pero vos no sos capaz de llamarme para saber como estoy", y pido perdón por eso, por no haberlo hecho a tiempo, por no abrazarte y decirte lo importante que eras para mi, que eras como mi mamá y agradecerte por haberme brindado tu confianza siempre, por dejarme saber que contaba con vos, que eras la única que si le contaba algo, NADIE absolutamente nadie lo iba a saber, ni siquiera mamá. Perdón por molestarte, por cargarte y joderte con que estabas sorda, porque eras protestona y nada te conformaba.
Hoy me haces muchísima falta, te extraño. Aunque también sé que por algo pasan las cosas y que ahí, donde estés ahora, vas a estar cuidando lo mejor posible de tu nieta y juntas de mi y el enano que tanto te necesitamos. Fuiste lo más importante en mi vida abuela.

1 comentario:

  1. Es verdad que las cosas pasan por algo. Y es verdad todo lo que decís, eso se siente. Y aunque no la tengas ahora, ESTÁ...

    te amo amiga, y gracias por hacerme perder un dia jaja :D

    ResponderEliminar